¿Conoces la salud de tu corazón?

Cuida tu salud - 30 de Sep, 2015

Según un estudio publicado en la Revista Scielo, en Chile las enfermedades cardiovasculares representan la primera causa de muerte, con un 28% del total.

Todos los años, agosto es el mes escogido para generar conciencia sobre la salud cardiovascular en el mundo. Sin embargo, este es un tema del cual debes estar informada y tomar conciencia todo el año. En el caso de Chile, debes saber que las enfermedades cardiovasculares corresponden a la primera causa de muerte, con el 28%.

La creencia popular es que estas enfermedades afectan más a hombres que a mujeres, sin embargo, la realidad no es tan así. De hecho, la mortalidad en ellas es mayor y cada vez a menor edad.

Estrógenos, protectores cardiovasculares

No se sabe bien el porqué, pero estas hormonas femeninas actúan como protectores cardiovasculares durante gran parte de la vida de la mujer. Pero, a medida que nos acercamos a la menopausia, la producción de estrógenos disminuye paulatinamente en el organismo, y con ello aumenta el riesgo de infartos y otras patologías.

La menopausia en una etapa en la cual los cuidados deben ser mayores, es probable que tu ginecólogo te recomiende el uso de terapia de reemplazo hormonal, por ejemplo, para disminuir los riesgos. Asimismo, la alimentación y actividad física juegan un papel fundamental en la prevención de una serie de enfermedades, entre ellas las cardiacas.

Factores de riesgo

Debes saber que no sólo las hormonas, tu dieta y el deporte inciden en el control de las enfermedades cardiacas. El mal manejo del estrés y hábitos como fumar son muy nocivos para tu salud en general.

De acuerdo a los especialistas, los factores de riesgo a los que debes poner atención son:

  • Historial familiar: antecedentes familiares de infartos son un precedente al cual debes poner atención. Infórmale a tu médico si tu mamá o hermana sufrieron de infartos o presentaron enfermedades cardiacas antes de cumplir 65 años; o si tu padre o hermano tuvieron estos problemas antes de cumplir 55 años.
  • Hipertensión: una presión arterial alta (es decir, sobre los 140/90mmHg) se considera hipertensión, lo que hace que tu corazón se esfuerce más, además de contribuir a bloquear tus arterias. En las mujeres, este factor representa más riesgo que en los hombres, y tiende a aumentar después de la menopausia.
  • Diabetes: un nivel alto de glucosa mantenido en el tiempo (cuando no controlas de manera adecuada tu diabetes) provoca un deterioro de tus arterias, lo cual afecta a diversos órganos de tu cuerpo, como el corazón, el cerebro y riñones. Por ello es importante que controles tu diabetes con una dieta apropiada y realizando ejercicio.
  • Colesterol alto: como ya sabrás, el colesterol alto perjudica tu salud en general. Uno de los principales efectos de esto, es la arteriosclerosis, proceso en que la grasa, colesterol y otras sustancias, se van acumulando en las paredes de las arterias, dificultando el flujo sanguíneo a través de estas vías. Uno de los principales efectos de esto, es el riesgo de enfermedades coronarias.
  • Sobrepeso: este corresponde a un factor que es modificable ajustando tus hábitos alimenticios y de actividad física. Sobre todo la obesidad abdominal, está asociada directamente a un mayor riesgo cardiaco. En general, después de la menopausia las mujeres tienden a aumentar de peso, por eso debes poner más atención a tu dieta después de esta etapa.
  • Fumar: otra buena razón para dejar de fumar, es reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. El tabaco tiene un efecto muy dañino en tu organismo, ya que favorece la trombosis y disminuye el diámetro de las arterias, lo cual dificulta la irrigación de sangre al corazón.

En este mes del corazón, te recordamos la importancia de cuidar tu salud cardiaca. Es hora de comenzar a trabajar en aquellos factores de riesgo modificables, como alimentarse de forma más sana, dejar el cigarrillo, llevar un ritmo de vida más alegre, realizar actividad física al menos una caminata de 30 minutos dos veces por semana, e ir aumentando la frecuencia semanalmente hasta lograr cinco caminatas de 30 minutos por semana.

Recuerda consultar a tu médico antes de iniciar cualquier rutina de actividad física. Una evaluación médica cardiovascular asociada a una consulta kinesiológica, te permitirá ejercitarte de manera más segura y con un riesgo menor de lesiones.

    Comenta con nosotros