ElcalKid

Cuida tu salud - 2 de Sep, 2013

¿Por qué es importante el calcio para los niños?

El calcio es uno de los elementos principales para el desarrollo y mantención de huesos sanos y fuertes y es precisamente durante la infancia y adolescencia cuando se forjan los cimientos para que esto ocurra.

Además de desarrollar huesos fuertes, el calcio:

  • Es importante para la salud de los músculos
  • Ayuda al funcionamiento del sistema nervioso
  • Participa en los procesos de coagulación sanguínea

¿Cuáles son las consecuencias de un bajo consumo de calcio en la niñez y adolescencia?

Las principales consecuencias de un bajo consumo de calcio es la osteopenia (antesala de la osteoporosis) y osteoporosis en la vida adulta. Además el bajo consumo de calcio aumenta el riesgo de fracturas y puede “hipotecar” el futuro de la salud ósea.

En Chile, según reporta un estudio del INTA, los niños y adolescente no cubren ni la mitad del requerimiento diario de calcio a través de los lácteos lo que pondría en riesgo la salud futura de los huesos y músculos.

Las razones para esta baja ingesta de lácteos son:

  • Alto porcentaje de niños intolerantes a la lactosa
  • Falta de hábito de consumo de lácteos en los hogares chilenos
  • Reemplazo de la leche por productos que son más atractivos como bebidas gaseosas y jugos

 Fuente: FAO/WHO: Requerimientos de vitaminas y minerales de las personas

Los niños también necesitan Vitamina D
La vitamina D ayuda a los niños a desarrollar huesos fuertes, ya que esta vitamina es esencial para una correcta absorción del calcio que ingerimos.

¡No hay que olvidarse del ejercicio!
Los niños necesitan por lo menos 60 minutos diarios de actividad física para desarrollar huesos sanos y fuertes.

Las actividades que fomentan el desarrollo óseo son: caminar, correr, brincar la cuerda, bailar, el tenis o los deportes en equipo, como fútbol o el baloncesto. Estas  son actividades que sus niños pueden disfrutar y que benefician a los huesos.

Ideal es limitar las ocupaciones sedentarias como ver la televisión o los videojuegos. La prevención de la osteoporosis debe comenzar en la infancia por medio de una dieta rica en calcio y vitamina D y adecuada actividad física.

Sin duda la leche y sus derivados  son la mejor fuente de calcio para nuestros hijos y deben consumirse con especial énfasis en la niñez y adolescencia, sino esto no ocurre es fundamental consultar al pediatra por el uso de un suplemento de calcio.

Consulte siempre con su médico.

Las principales consecuencias de un bajo consumo de calcio es la osteopenia (antesala de la osteoporosis) y osteoporosis en la vida adulta. Además el bajo consumo de calcio aumenta el riesgo de fracturas y puede “hipotecar” el futuro de la salud ósea.

Comenta con nosotros