Intolerancia a la lactosa y osteoporosis

Alimentación saludable - 30 de Sep, 2015

La intolerancia a la lactosa afecta cerca del 56% de los adultos y a un 42% de los niños y adolescentes en Chile. Como ves, es una afección más común de lo que se cree, y puede influir en la cantidad de calcio que absorbe tu organismo.

La lactosa es un azúcar presente en todos los lácteos de mamíferos, como nosotros. Esta azúcar se digiere en nuestro intestino delgado, gracias al trabajo de una enzima llamada lactasa. Cuando tu cuerpo presenta una deficiencia de esta enzima, entonces se produce lo que conocemos como intolerancia a la lactosa. Los principales síntomas de esta patología son: dolor abdominal, hinchazón, gases, vómitos, náuseas y diarrea. Sin embargo, estos no son específicos de esta afección, sino que también se presentan en otras enfermedades, lo que dificulta el diagnóstico. Muchas veces, se confunde con problemas al colon o una gastritis, por lo que las personas no presentan alivio.

Por otro lado, quienes logran detectar esta intolerancia, tienden a eliminar completamente la leche y sus derivados de la dieta. Cuando esto ocurre, disminuyen las reservas de calcio del organismo, ya que los lácteos son la principal fuente de este mineral esencial en la formación de los huesos.

Obtener calcio de otras fuentes

Para prevenir la osteoporosis, quienes padecen de intolerancia a la lactosa deben asegurarse de obtener calcio de otras fuentes. De esa forma, podrán mantener una masa ósea saludable y evitar fracturas a futuro. Un consejo muy útil es acompañar los lácteos con otros alimentos, ya que así es más fácil tolerarlos: leche con cereales, con frutas, etc. Asimismo, los productos derivados de la lecha, como el yogurt o el queso se toleran mejor y aportan calcio sufuciente a la dieta.

Otras sugerencias:

– Considera consumir productos sin lactosa, ya que también tienen calcio y en ocasiones vienen con suplementos de vitamina D incorporados, que ayudan a fijar el calcio en los huesos.

– Consulta con tu médico por suplementos de calcio como Elcal (vincular a productos Elcal), que no contiene lactosa y aporta el calcio y vitamina D que necesitas a diario.

– Complementa tu dieta con alimentos ricos en calcio: verduras de hojas verdes, salmón, anchoas en aceite, pasas, nueces, etc.

Cuando tu cuerpo presenta una deficiencia de esta enzima, entonces se produce lo que conocemos como intolerancia a la lactosa

    Comenta con nosotros