Después de los 40: cómo debe cambiar tu rutina de ejercicios

Blog, Deporte y vida sana - 12 de Ene, 2016
Ejercitarte después de los 40 años

El sedentarismo es uno de los peores enemigos de tu cuerpo. Por eso, debes tener una vida activa no sólo en tu juventud, sino también en edad madura.
Acá te contamos cómo lograrlo.

Que la edad no sea excusa para no ejercitarte. Pon atención a estos consejos, para que retomes la actividad física y cuides tu salud desde ya, manteniendo tus huesos y músculos fuertes. Hacer ejercicio además ayuda a controlar y prevenir ciertas enfermedades como la osteoporosis, hipertensión, diabetes y afecciones cardiacas.

 

Recuerda consultar con tu médico sobre cuáles son los ejercicios más recomendables para ti.

Sentirse cómodo

elcald

Sentirse cómodo

Desde la ropa y zapatillas que uses, hasta los ejercicios que incluya tu rutina: todo debe ser “a tu medida”, para que estés cómodo y te ejercites sin problemas.

Asegúrate de ir “de menos a más”, sobre todo si vuelves a hacer ejercicio después de mucho tiempo. Incorpora paulatinamente nuevos ejercicios a tu rutina, siempre bajo la supervisión de un especialista. Tu cuerpo debe acostumbrarse paulatinamente a la actividad física, para que trabajes correctamente tus músculos, huesos y flexibilidad.

Prevenir la pérdida de masa muscular

elcaldKids

Prevenir la pérdida de masa muscular

Con el paso de los años, puedes llegar a perder hasta el 45% de tu masa muscular, proceso que se acelera a partir de los 50 años de edad aproximadamente. Para prevenir o enlentecer este proceso, es que debes ejercitarte desde ya.

Acciones como preferir las escaleras en vez del ascensor, o caminar en lugar de tomar el metro o usar el auto, te ayudarán a mantener tus músculos tonificados. Si a eso le sumas actividad física específicamente orientada a aumentar el tono muscular, entonces llegarás a edad madura con músculos más fuertes.

Trabaja en tu flexibilidad

elcaldKids

Trabaja en tu flexibilidad

A medida que envejecemos, los músculos y tendones se rigidizan lo que nos hace proclives a lesiones.

Mantener la elasticidad del cuerpo es un trabajo diario, con ejercicios específicos para ello, sobre todo antes y después de ejercitarnos: movimientos circulares para los hombros, cuello y articulaciones, te ayudarán como precalentamiento y mantendrán tus tendones flexibles por más tiempo.

Cuida tu equilibrio

elcaldKids

Cuida tu equilibrio

Otra capacidad que se ve mermada con el paso de los años, es el equilibrio. A medida que envejecemos, somos más tendientes a perder el balance y caernos, lo cual aumenta las probabilidades de fracturas.

Ejercicios como el yoga, pilates y tai chi ayudan a mejorar esta condición. Asimismo, realizar acciones rutinarias como lavarnos los dientes parándonos en un pie, son muy buenos para ir mejorando el equilibrio.

Comenta con nosotros