Osteoporosis y menopausia

El 46% de las mujeres chilenas mayores de 20 años ya presentan alteraciones en la calidad de sus huesos. Desafortunadamente, ellas no están consientes de ello, hasta que se produce la primera fractura.

La osteoporosis ha sido bautizada como una “epidemia silenciosa”, ya que la pérdida gradual de hueso, se desarrolla sin síntomas. La enfermedad se caracteriza por la pérdida de masa ósea, lo que provoca un deterioro progresivo del tejido del hueso, transformándolo en una estructura frágil, que puede fracturarse en ocasiones, ante el golpe más ligero.

Las principales fracturas osteoporóticas se focalizan en las muñecas, columna y cadera. Siendo esta última la de mayor gravedad. El 50% de los pacientes que se fractura la cadera son incapaces de volver a caminar sin ayuda y el 87% no puede volver a subir escalera por si solo al año del episodio. Además el 30% de los pacientes que sufre una fractura de este tipo fallecen durante el primer año debido a diversas complicaciones.

Enfermedad silenciosa

En los primeros 5 años luego de la menopausia, las mujeres pierden alrededor del 20% del calcio que han acumulado durante la vida. Lo que predispone a padecer osteoporosis y fracturas.

Afortunadamente la osteoporosis se puede prevenir y también tratar ya que el hueso está vivo y se renueva constantemente por lo que la calidad del hueso se puede mejorar siempre. Para ello es necesario tener una dieta rica en calcio y vitamina D, así como actividad física permanente, además del tratamiento farmacológico.

La dosis mínima de calcio necesaria para la prevención de esta enfermedad es de 1,200 mg., lo que equivale a aproximadamente 5 vasos de leche o 4 yogurt al día, si esto no se cumple es indispensable adicionar diariamente un suplemento de calcio. Este debe contener además vitamina D, ya que esta ayuda a la absorción intestinal del calcio y aumenta la fuerza muscular, resultando en un compuesto vital para disminuir el riesgo de osteoporosis en las mujeres.

Comenta con nosotros